La obligación legal de iniciar el concurso de acreedores

obligación legal concurso de acreedores

En el complejo escenario empresarial, uno de los mayores desafíos que puede enfrentar una empresa es hallarse inmersa en un proceso de concurso de acreedores. Este acontecimiento se produce cuando una persona natural o jurídica (el deudor) se encuentra en un estado de insolvencia, siendo incapaz de cumplir con sus obligaciones de pago ante los acreedores. En este artículo, exploraremos la obligación legal de presentar un concurso de acreedores, examinando los indicios de insolvencia, quiénes tienen el derecho de solicitarlo y los plazos establecidos por la Ley Concursal.

Insolvencia: Presente e inminente

La Ley Concursal realiza una distinción fundamental entre dos formas de insolvencia:

(i) Insolvencia Actual: En este escenario, el deudor enfrenta dificultades para cumplir con sus obligaciones ordinarias, como el pago de salarios, proveedores, bancos, impuestos y demás, a medida que vencen y son exigibles por los acreedores.

(ii) Insolvencia Inminente: En este caso, el deudor prevé que no podrá cumplir de manera regular y puntual con sus obligaciones en un futuro cercano.

La pregunta central es: ¿Cuándo debe presentarse la solicitud de concurso?

Indicios de insolvencia y quiénes pueden solicitarlo

La Ley Concursal enumera algunos indicios que sugieren la insolvencia:

  • Sobreseimiento general en el pago corriente de las obligaciones del deudor.
  • Embargos por ejecuciones pendientes que afecten al patrimonio del deudor.
  • Alzamiento o liquidación apresurada o ruinosa de sus bienes por el deudor.
  • Incumplimiento generalizado de obligaciones de pago tributarias y de seguridad social, así como salarios y otras retribuciones laborales.

Quienes tienen el derecho de solicitar el concurso, conocidos como «legitimados», son:

El Deudor: Si la solicitud proviene del deudor, se denomina concurso voluntario, y puede realizarse tanto en casos de insolvencia actual como inminente.

Acreedores: Pueden presentar la solicitud los acreedores que no hayan obtenido pago en los últimos 6 meses. Este tipo se califica como concurso necesario, y deben demostrar la insolvencia y seguir ciertos requisitos judiciales.

Socios: Aquellos personalmente responsables de las deudas de una persona jurídica pueden solicitar el concurso de la entidad.

Acreedores del Deudor Fallecido: Herederos y administradores de la herencia pueden solicitar el concurso de la herencia no aceptada pura y simplemente.

Obligación de solicitar el concurso y plazos establecidos

La Ley Concursal impone al deudor la obligación de solicitar el concurso dentro de los 2 meses siguientes al conocimiento de su estado de insolvencia. El administrador de una empresa debe identificar este momento crítico y actuar con diligencia.

El deudor también tiene la opción de comunicar al Juzgado que ha iniciado negociaciones con acreedores para lograr un acuerdo de refinanciación o una propuesta de convenio. Esto otorga un plazo adicional de 3 meses, pero si no tiene éxito, debe presentar el concurso al mes siguiente.

Una advertencia importante es que, después de realizar esta comunicación, el deudor no puede repetirla en el plazo de 1 año.

Conclusión:

Ante la complejidad financiera, la Ley Concursal establece un marco claro para la presentación de concursos de acreedores. Tanto el deudor como los acreedores tienen roles definidos, y los plazos establecidos buscan garantizar una respuesta rápida y eficiente ante situaciones de insolvencia. La comprensión de estos procesos es esencial para garantizar el cumplimiento legal y una gestión empresarial responsable. Si necesitas ayuda ante un concurso de acreedores llámanos ahora.